¿Por qué los perros de orejas caídas requieren una limpieza más frecuente?

Fuente: El Comercio

Aquí te lo explicamos. El aseo de tu perro es de suma importancia para su salud e higiene; asimismo, debemos tener en cuenta que la limpieza de orejas es más fácil de lo que imaginas y se puede hacer en casa. También es oportuno conocer que los perros que tienen las orejas caídas requieren una limpieza más frecuente pues son más propensos a infecciones. Líneas abajo descubrirás paso a paso cómo limpiarle las orejas a tu mascota en este caso.

Las razas de orejas caídas, como Cocker Spaniel, Golden Retriever o Beagle, necesitarán una limpieza más frecuente de los oídos. Esto a raíz de que las orejas caídas más largas permiten menos flujo de aire y los desechos y la humedad pueden quedar al interior más fácilmente en el canal auditivo, lo que puede provocar una infección por hongos (otitis).

¿Qué necesitas para limpiarle las orejas a tu perro?

Antes de empezar a limpiar las orejas de tu perro, asegúrate de tener lo siguiente:

  • Algodón húmedo o almohadillas de algodón.
  • Limpiador de oídos para perros (nunca uses productos destinados a los humano).
  • Una toalla limpia.
  • Alguien que te ayude a sostenerlo (especialmente si tu perro no está acostumbrado a que le toquen las orejas).
  • Muchos premios como galletas para después de la limpieza de oídos.
  • Nunca uses bastoncillos de algodón (cotonetes o isopos) para limpiar las orejas de tu perro.

¿Cómo limpiarle las orejas a tu perro?

Es mejor si empiezas a limpiar sus orejas cuando es cachorro, ya que es mucho más probable que se deje limpiar cuando son adultos. Comienza tocando suavemente sus orejas y acariciándolas para ver cómo reaccionará tu perro. Si es evidente que no le gusta, no lo obligues. Nunca trates de limpiarle las orejas a tu perro si está estresado o no quiere: esto podría lastimarle las orejas. En su lugar, llévalo al veterinario.

Paso a paso:

  • Asegúrate de que tu perro esté cómodo, luego levanta la oreja para ver bien dentro de ella.
  • Examina el oído y verifica si hay enrojecimiento, secreción o mal olor. Si hay una cantidad muy grande de cera, las orejas están muy rojas o parece que hay pus o tiene un olor fétido, es signo de que hay un problema y tendrás que llevarlo para que lo vea un veterinario.
  • Limpia suavemente la entrada de la oreja con algodón húmedo, esto eliminará la suciedad.
  • Inserta la punta de su limpiador auditivo para perros en el canal auditivo, asegurándote de no insertarlo demasiado profundo, luego aprieta la botella para liberar el limpiador auditivo.
  • Masajea la base del oído para ayudar al limpiador a pasar al canal auditivo.
  • Retira cualquier exceso de limpiador con algodón húmedo.
  • Repite el proceso en el otro oído.

Deja un comentario