Vacunas obligatorias para los perros

La Revista de Investigaciones Veterinarias del Perú de la UNMSM publicó una lista de vacunas obligatorias para estas mascotas.

Fuente: Correo

Una encuesta de Ipsos en el 2014 reveló que el perro es la mascota preferida por las familias peruanas: de los hogares con presencia de animales domésticos, el 76% tiene un can en casa.

Sin embargo, ¿existe conocimiento de qué se debe hacer para prevenirlos de enfermedades infecciosas? Probablemente la respuesta sea negativa.

También, te puede interesar

En ese sentido, existen vacunas que tienen carácter de esenciales para que disfrutemos de su compañía sin temor a que los expongamos a alguna enfermedad y sea demasiado tarde.

La Revista de Investigaciones Veterinarias del Perú de la UNMSM publicó una lista de vacunas obligatorias basándose en el Grupo de Guías de Vacunación WSAVA (World Small Animal Veterinary Association).

Estas vacunas son contra el distemper, parvovirus, hepatitis infecciosa canina, lepstospirosis y rabia, consideradas las más importantes en nuestro país.

Según se recomienda en la citada publicación, las vacunas se deben producir en el transcurso de las 6 y 9 semanas de vida del can.

Hacerlo antes de tiempo equivaldría a intervenir en el proceso de desarrollo del sistema inmune de los cachorros pudiendo llegar a infectarlos.

Asimismo, las revacunaciones se deben dar pasados los 15 días a fin de evitar una respuesta inmunológica negativa.

Vacunas obligatorias para los perros

Parvovirosis: Es considerada la enfermedad canina más peligrosa, puesto que no tiene cura, acabando con la vida del 90% de perros que la sufren.

Leptospirosis: Estamos hablando de una enfermedad transmisible a los humanos. Los canes pueden contagiarse de esta infección bacterial a través de su orina y las de las ratas, afectando su sistema nervioso.

Hepatitis canina: Una enfermedad silenciosa, puesto que puede estar un año en el sistema del perro a la espera de propagarse. Transmisible por la orina, saliva, sangre y heces.

Distemper: Afecta los ganglios linfáticos, el sistema respiratorio, urinario, digestivo y nervioso. Los síntomas son tos, letargo, vómitos, diarrea y convulsiones.

Rabia: Se transmite por la saliva del perro si este ha lamido una herida abierta, principalmente. Sus síntomas van desde una fiebre hasta agresividad y vómitos.

Deja un comentario