Conoce cómo mejorar la salud intestinal de tus perritos

Fuente: Modern Dog

Traducción: Capu y Bigotes

El 80 por ciento del sistema inmunológico de los perros reside en el tracto gastrointestinal, es por ello que debemos estar atentos a los signos que nos advierten de algún problema de salud intestinal y saber qué hacer para contrarrestarlos siempre bajo la atención y acompañamiento de un médico veterinario.

Signos de problemas de salud intestinal

Si tu perrito tiene vómitos, diarrea o pérdida de apetito, esos son signos bastante claros de que algo está pasando. Pero a veces los signos pueden ser mucho más difíciles de detectar.

El síndrome del intestino permeable (traumatismo intestinal), por ejemplo, puede ser más difícil de detectar. Puede estar detrás de todo, desde alergias alimentarias hasta problemas digestivos, infecciones de oído y, en realidad, cualquier afección de salud común que se derive de un trastorno inflamatorio.

El intestino permeable es cuando las uniones (aberturas microscópicas que absorben nutrientes) en el revestimiento de la membrana mucosa se vuelven más grandes de lo que deberían, lo que permite que los alimentos no digeridos y otras partículas (patógenos y otras toxinas que causan enfermedades) se «filtren» a través de la pared intestinal y entran en el torrente sanguíneo, lo que conlleva a la enfermedad.

Hay muchas agentes que originan el daño al medio ambiente intestinal, causando disbiosis (la disminución de bacterias intestinales beneficiosas y amigables) y creando muchas de las enfermedades crónicas que vemos en nuestros perros hoy en día. Estos agentes dañinos intestinales incluyen:

  • antibióticos
  • antiinflamatorios no esteroides y esteroides
  • sobrevacunación
  • alimentos procesados
  • estrés
  • granos o frijoles (cualquier cosa con lectinas)
  • levadura (cándida)

Entonces, ¿qué podemos hacer para apoyar la salud intestinal de nuestros perros?

Cómo mejorar la salud intestinal

1. Probióticos

La gran mayoría de microorganismos existe dentro del tracto digestivo. Un tracto digestivo normal contiene bacterias «buenas» y «malas» (patógenas). Sin embargo, cuando un intestino está traumatizado, las bacterias patógenas pueden apoderarse del medio ambiente, abrumar a los «buenos» y crear una mala salud intestinal.

Los probióticos animan a esas comunidades útiles a prosperar en el intestino, trabajando para desplazar las bacterias dañinas y mantener el sistema en homeostasis.

Los probióticos específicos de cada especie son incluso mejores. Cada especie de animal tiene su propia microflora específica, por lo que encontrar probióticos que tengan esos rasgos específicos del huésped significa que se encuentran en casa en el intestino de su animal y, por lo tanto, son aún más efectivos.

2. Prebióticos

Sin prebióticos, esos probióticos vitales simplemente morirían de hambre y morirían. Los prebióticos alimentan las colonias de bacterias beneficiosas en el intestino de su animal. Un ejemplo de prebióticos son los arabinogalactanos, que se encuentran en abundancia en el alerce.

3. Enzimas digestivas

Las enzimas digestivas son fundamentales en la digestión, ya que ayudan a descomponer los alimentos en nutrientes absorbibles y respaldan el proceso sinérgico del tracto digestivo.

Las enzimas digestivas se pueden encontrar en suplementos. Siempre recomiendo encontrar los que tengan una combinación que provenga de fuentes de frutas y animales, como piña, papaya, kéfir, kiwi, bilis de vaca.

4. Dieta apropiada para la especie

Los alimentos altamente procesados ​​son particularmente difíciles de digerir y aquellos con un alto contenido de almidón pueden ser un problema aún mayor. Los carbohidratos se convierten en azúcar en el cuerpo y la levadura se alimenta de azúcar, por lo tanto, desequilibra el microbioma del intestino.

Una dieta apropiada para la especie que consiste en alimentos frescos e integrales (en lugar de alimentos procesados ​​con alto contenido de carbohidratos) ayuda a proporcionar al intestino, y de hecho, a todo el cuerpo, todo lo que necesita para prosperar.

Las adiciones especialmente buenas para la salud intestinal son:

  • Kéfir o yogur vivo crudo : busque productos de vacas, cabras o use kéfir de coco. Dé 2 cucharadas diarias a un perro de tamaño promedio (30 a 50 libras).
  • Verduras fermentadas : haga las suyas propias o cómprelas para perros (repollo, zanahorias, remolachas, otras verduras de raíz; sin sal, especias ni cebollas). Aumente lentamente de 1 a 3 cucharaditas al día por cada 20 libras de peso corporal.
  • Caldo de huesos : 1 onza por cada 20 libras de peso corporal.
  • Calabaza: 1 cucharadita por cada 10 libras de peso corporal.

Puede agregar cualquiera de estos a la comida varias veces a la semana. La rotación aquí es clave.

5. Hierbas

Hay varias hierbas que pueden ayudar a mejorar la salud intestinal:

  • El aloe vera es conocido por sus efectos curativos sobre la piel y el tracto intestinal. Su uso interno principal es para el estreñimiento o para calmar el tracto gastrointestinal. En humanos, se ha demostrado que ayuda con varios problemas relacionados con la digestión. Dosis: 1 cucharadita por cada 10 libras de peso corporal al día.
  • La raíz de regaliz, también llamado regalicia, orozuz u orosús; se considera uno de los remedios herbales más antiguos del mundo, proviene de la raíz de la planta de regaliz. Beneficia la mucosa gástrica mejorando la circulación, la secreción de la capa protectora y apoyando el crecimiento de nuevas células mucosas. Si usa una tintura de raíz de regaliz hecha para perros, siga las instrucciones de dosificación.

La salud intestinal y los organismos bacterianos son la base de un cuerpo sano. Ayudar a prevenir y descarrilar las afecciones caninas crónicas comienza con una dieta saludable, un ecosistema intestinal diverso y amor.

Deja un comentario