¿Cómo se sienten nuestros perritos cuando los dejas solos en casa?

Fuente: El Español

Por mucho que quisiéramos, no podemos llevar a nuestros perritos al trabajo, al médico, a comprar, o a una clase por lo que debemos dejarlo en casa solos en algún momento del día que puede durar tan solo unos minutos o muchas horas, lo que a menudo hace que nos vayamos de casa con tristeza o con la preocupación de ¿Cómo se sentirá nuestro perrito? ¿Estará bien? ¿Se quedará dormido? ¿Estará tranquilo o ladrará? ¿Se sentirá triste?

Cada perro es diferente y su forma de actuar o de sobrellevar la situación de quedarse solo en casa puede variar mucho. También influye en gran medida la edad del perro, ya que si se trata de un cachorro, seguramente necesitará de una mayor atención y horas de juegos, al contar con mucha más energía que un perro adulto o de mayor edad. A continuación, repasaremos algunas de las fases más habituales en un perro durante ese tiempo que pasamos fuera de casa.

Tristeza

Nuestro perrito también es capaz de memorizar y recordar los diferentes hábitos que normalmente llevamos a cabo en nuestro día a día. Por esta razón, son capaces de presentir cuando se acerca la hora de que te marches de casa para irte por ejemplo a trabajar. Esta es una situación y una parte del día que de una forma u otra les hará sentirse tristes ya que como animales sociales que son, no disfrutan de la misma forma estando solos.

Como recomendación, evita dejarlo solo demasiadas horas, procura que siempre tenga juguetes cerca o un entorno en el que pueda sentirse a gusto y seguro y por supuesto, no olvides recompensarlo con sus horas de paseo, juegos y atención correspondientes.

Momento del descanso

Después de ese primer momento de tristeza al irnos, se darán cuenta de que se han quedado solos así que probablemente aprovecharán ese tiempo para descansar y dormir. Sobre todo buscarán dormir en algún lugar de la casa en el que se sientan cómodos o cerca de aquellos lugares en los que aún puedan percibir nuestro olor, esta es una forma de no sentirse solos.

Momento de juegos

Puede que tras esa primera siesta necesiten gastar un poco de energía y para ello no hay mejor forma que dedicar un poco de ese tiempo solos en casa para jugar. Si les has dejado algún mordedor, pelota o juguete canino por casa, seguramente le dedicarán unos minutos de juego para pasar un rato.

Pero esa necesidad de gastar energía y aburrimiento también puede llevarles a hacer alguna que otra travesura por casa o a ladrar incasablemente. Ambas situaciones son más comunes de lo que imaginas y son habituales durante esos momentos en los que nuestros amigos peludos se quedan solos en casa. Una buena forma de evitar ambas situaciones, es que durante sus horas de paseo y juegos intentes que tu amigo peludo gaste toda esa energía que necesita quemar para que pueda llegar a casa con más ganas de descansar, que de hacer travesuras.

Los perros también pueden sufrir ansiedad por separación. Esto puede llevarles a llorar, ladrar en exceso, mordisquear todo lo que encuentren cerca o incluso orinar por la casa. En estos casos es importante que consultemos el problema con un etólogo que nos pueda dar los mejores consejos para conseguir que nuestro perro no sufra en exceso nuestra ausencia o pueda ver perjudicado su propio bienestar emocional.

Esperan nuestra llegada

Al igual que pueden intuir cuando te vas a marchar de casa, también pueden intuir que volverás. Ese es un momento que cada día les llena de felicidad y alegría y que esperan con muchas ganas. Por esa razón, cuando vuelve a verte entrar por la puerta no puede disimular el entusiasmo que le provoca ese momento del día, qué mejor que recompensar ese moemento con un buen saludo y atención.

Esa vuelta al hogar es algo que tu perro siempre estará esperando con ganas y una de las razones principales por las que nunca deberías olvidarte de volver.

Deja un comentario