AUSTRALIA: Estudio señala que un perro en la familia podría ayudar a su preescolar a aprender habilidades sociales y emocionales

Una investigación realizada por la Universidad de Australia Occidental, señala que ser propietario, jugar y pasear con un perro de la familia estimula el desarrollo social y emocional de nuestros hijos.

De hecho, los niños de familias propietarias de perros, que participaron en el estudio publicado el último domingo en la revista Pediatric Research, tenían un 30% menos de probabilidades de tener problemas de conducta y compañerismo, en comparación con los niños en edad preescolar de familias que no tenían perros. Incluso, a esta edad, los niños pequeños podrían beneficiarse de interactuar con una mascota, mientras estén bajo supervisión.

“La actividad física regular juega un papel fundamental durante la primera infancia, contribuyendo al desarrollo de los niños pequeños y disminuyendo su riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, incluida la obesidad”, dijo la autora principal del estudio, Hayley Christian, profesora asociada e investigadora principal del Centro de Salud Infantil (Universidad de Australia Occidental).

Pero por razones que involucran al niño individualmente y su familia y entorno, añadió Christian, menos de un tercio de los niños de 2 a 5 años realizan tres horas de actividad física por día, lo que contrasta con las recomendaciones globales de que los preescolares estén activos durante todo el día.

La propiedad del perro se ha relacionado siempre con la responsabilidad, identidad positiva, empatía y confianza; no obstante, estos estudios concluyeron que la influencia positiva de las mascotas en el desarrollo de los niños fue mayor, justo antes de la adolescencia.

Últimos artículos

¿Cómo afecta a nuestras mascotas la ingesta de agua cruda y la hervida?

¿Cómo mantener un hogar limpio cuando tenemos una mascota?

Deja un comentario