5 formas de ayudar a su perro a adaptarse al tiempo que pasa solo

Fuente: Modern Dog

Traducción: Capu y Bigotes

Durante la cuarentena del COVID-19, tu mejor amigo canino probablemente se acostumbró a que estuvieras en casa todo el día y en medio del estrés de estar encerrado, tu perro estaba encantado de tenerte cerca. 

Pero a medida que se van levantando las medidas de restricción, muchos dueños están regresando a sus actividades laborales presenciales y los engreídos de cuatro patas van sintiendo la ausencia. Muchos perros están bien ya que son criaturas increíblemente adaptables. ¿Estás en casa todo el día? ¡Impresionante! ¿Te vas a trabajar de nuevo? ¡Hora de la siesta! Otros perros, sin embargo, tendrán dificultades para adaptarse a su cambio de rutina. 

Señales de que su perro no está tomando bien un cambio en la rutina:

Vocalizaciones. Esto puede incluir lloriqueos, ladridos o aullidos cuando se vaya. Un perro severamente estresado continuará mucho después de que usted se haya ido.

Masticación destructiva. Si la masticación se centra en las salidas, como la puerta o las ventanas, esto suele ser un signo de angustia o ansiedad por separación. Sin embargo, el hecho de que tu perro esté masticando de forma destructiva no significa que esté molesto porque te has ido. Un perro adolescente que no hace suficiente ejercicio y se queda suelto en la casa puede destrozar una habitación tanto por ansiedad como aburrimiento y exceso de energía para quemar. 

Anorexia. Tu perro no comerá cuando te vayas. Puede dejar un plato de comida y permanecerá intacto. Puede que empiece a comer cuando llegue a casa. Puedes dejar un juguete para masticar relleno de comida tentador y lo ignorará mientras estás fuera, pero lo aborda cuando estás presente. Cuando un perro está estresado, no tiene hambre.

Babeo. Llegas a casa y piensas que tu perro ha orinado en la casa, pero cuando lo limpias te das cuenta de que está babeando. Este es un signo de ansiedad canina. 

Auto lastimarse. Algunos perros se esfuerzan tanto por escapar que se lastimarán. Por ejemplo, un perro cavará, morderá y arañará para salir de una jaula hasta el punto en que se cortará tratando de salir.

Puede ser que su perro exhibiera algunos de estos comportamientos antes de que lo pusieran en cuarentena, y ahora, con su perro acostumbrado a su presencia permanente durante las precauciones de refugio en el hogar, su ausencia se siente más intensamente que nunca. Si su perro presenta estos signos, es hora de actuar. 

Un buen lugar para comenzar es con su veterinario. Su perro necesita un chequeo médico para asegurarse de que no haya algún problema físico en él que pueda estar causándole estrés. No puede tratar este problema de manera conductual si tiene una causa física, y su veterinario podrá ayudarlo a descartar una enfermedad o lesión. 

Su perro está preocupado y ansioso, por lo que el uso de técnicas de intimidación anticuadas no resolverá el problema. Podrían empeorarlos. Para casos graves, es mejor trabajar con un entrenador profesional que utilice métodos modernos de modificación del comportamiento.

Te presentamos cinco cosas que puedes hacer para ayudar a tu perro a adaptarse a pasar tiempo solo

1. Practique sus señales de partida. ¿Qué haces cuando estás listo para irte? ¿Recoger sus llaves? ¿Ponte zapatos? ¿Coger un bolso? Al azar durante el día, haga todas estas cosas, pero no se vaya. Recoja sus llaves, póngase los zapatos, tome su bolso y camine por la casa por un minuto. Luego, deje las llaves, quítese los zapatos y deje el bolso. Estos son factores desencadenantes para su perro. Al practicar estas señales al azar a lo largo del día sin salir, su perro se sentirá más cómodo con ellas, ya que no siempre significan que usted se va a ir. 

2.  Haga que las llegadas sean casuales. Cuando regrese a casa, no tenga un desfile de bienvenida. Estate calmado. Salude casualmente a su perro. Espere hasta que su perro esté menos frenético antes de prestarle atención. 

3.  Implemente un plan de ejercicios. Asegúrese de que su perro esté haciendo suficiente ejercicio para su raza (o combinación de razas) y edad.

4.  Enséñele a su perro a permanecer fuera de su vista. Indíquele a su perro que se siente o se recueste. Da un paso atrás, luego regresa con tu perro y dale un premio. Da dos pasos hacia atrás, luego regresa con tu perro y dale una golosina. Siga aumentando sus pasos hasta que pueda doblar una esquina y perderse de vista. Siempre regrese con su perro y libérelo de su estancia. No la llames para que venga contigo. La idea es que aprenda que su dueño va a regresar y que se le recompense por permanecer en su lugar. 

5.  Impulse que su perro use sus juguetes. Empiece cuando esté en casa. Cuando juegue con su perro, use un juguete para que su perro aprenda y comience a usarlos cuando se vaya. 

Amas a tu perro, pero no puedes estar ahí para ella las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Tener un perro que ladra y aúlla cuando te vas también es un desafío cuando vives en un condominio o apartamento. A los vecinos no siempre les importa que su perro esté estresado, solo que su perro sea ruidoso. Ahora que ha vuelto a su rutina normal, trabaje para ayudar a su perro a adaptarse. Será mejor para su salud mental y la tuya.

Deja un comentario